Seleccionar página

El proyecto empresarial o plan de empresa es un documento formal que identifica, describe e identifica un análisis de una oportunidad de negocio que puede ser de provecho para la compañía, este examina detalladamente la viabilidad económica, financiera y técnica de la propuesta, además desarrolla todos las estrategias y procedimientos necesarios para convertir la oportunidad de negocio en un proyecto empresarial como tal o concreto; si se observa en un sentido amplio el proyecto empresarial es la descripción y análisis de las distintas áreas de la empresa: operaciones, planes y estrategias de la actuación de planes a presente o futuros, recursos humanos, económicos, financieros o jurídicos institucionales.

Conociendo algunos ejemplos de Proyecto empresarial

Uno de los ejemplos de proyecto empresarial también hace referencia al proceso de elaboración del mismo como un grupo de trabajos realizados, esto con la finalidad de conseguir un documento listo para ser difundido entre los integrantes de una empresa.

El proceso de realización de un proyecto empresarial cuenta con dos fases:

  1. Recaudar toda la información necesaria para describir el proyecto, además definir el contenido del plan, esto se logra a base de un asesoramiento, reflexión, toma de decisiones y una búsqueda metodológica.
  2. Redacción correcta del proyecto, esta fase se debe describir con detenimiento todas las estrategias de trabajo a realizar y los objetivos que se desean alcanzar con dicho proyecto.

La fabricación de un plan o proyecto de empresa tiene dos objetivos bien definidos: por un lado permite que el promotor tenga la oportunidad de negociar y llevar a cabo un estudio exhaustivo de todas las variables que pudieran afectar de dicha oportunidad, dando a conocer toda la información necesaria para determinar con gran certeza la viabilidad del proyecto, por otra parte también tiene como objetivo ser la carta de presentación de los emprendedores que crearon el proyecto ante terceras personas como por ejemplo: bancos, inversionistas privados e institucionales, etc. Por otra parte también puede identificarse a los objetivos como:

  1. Oportunos: se debe aclarar que cuando se pretende conseguir los objetivos críticos finales como los intermedios se debe saber, en qué tiempo se desea conseguir dichos objetivos.
  2. Medibles: se deben establecer cifras concretas del dinero que se va a invertir, para luego contrastar el presupuesto con la realidad y modificar la suma estipulada si es necesario, pero si no se realiza esta cuenta no se conoce si se usó mas del presupuesto.
  3. Alcanzables: esto tiene relación con que sean realistas, hay que apuntar alto porque se deben tener grandes aspiraciones con el proyecto creado, es importante establecer objetivos que sean alcanzables y no metas que se encuentren fuera de la capacidad de la empresa.