Ejemplos de oraciones subordinadas

Los ejemplos de oraciones subordinadas se caracterizan por tratarse de una clase de oraciones compuestas, a través de las cuales se establece una relación de dependencia entre dos oraciones; como por ejemplo, al decir “El pantalón que me obsequiaste me queda grande”. 

Dicho de otro modo, se trata de una oración compuesta por 2 partes: la oración principal que posee mayor jerarquía, seguida de la oración secundaria que posee una menor jerarquía y se subordina a la principal.

Ejemplos de oraciones subordinadas

Para explicarlo un poco mejor, a continuación mostramos algunos ejemplos de oraciones subordinadas: 

  • Las camisetas que estaban manchadas fueron tiradas a la basura.
  • Marta, que es mi vecina, se encargará de regar mis las plantas mientras estoy de vacaciones.
  • Tienes ir aunque estés cansado.
  • El libro se encuentra donde te dije que lo había colocado.
  • Los zapatos que me compre están rotos.
  • Miguel, quien es mi carpintero, elaboro ese mueble.
  • Lo haré porque creo que es lo correcto.
  • Los platos los sirven sus propios cocineros.
  • El señor, a quien contrataste, es muy odioso.

Puedes ver: Ejemplos oraciones coordinadas.

Tipos de Oraciones Subordinadas

De acuerdo a la función que pueda tener la oración subordinada, es posible clasificarla de diversas maneras, incluyendo las siguientes:

Oraciones Subordinadas Sustantivas

Podrían ser sustituidas con pronombres y/o sustantivos como: aquello, esto o eso; por lo general, son introducidas ya sea por un nexo subordinante o por algún verbo infinitivo. Al mismo tiempo, dependiendo de la función sintáctica que posean, hay varios subtipos, tal y como señalamos a continuación, presentando en negrita ejemplos de oraciones subordinadas sustantivas:

  • De complemento circunstancial. Como por ejemplo, “Estudié como me dijiste”. 
  • De complemento directo. Como por ejemplo, “Me preguntó si podría”.
  • De complemento indirecto. Como por ejemplo, “Dieron la autorización a los que habían cumplido”.
  • De complemento agente. Como por ejemplo, “El libro tiene la firma de quien fue su creador”.
  • De predicativo. Como por ejemplo, “Me agrada que vayas seguido”.
  • De régimen. Como por ejemplo, “Dijo que era preferible esperar”.

Oraciones Subordinadas Adjetivas

Se trata de aquellas que existe la posibilidad de sustituir con adjetivos, las cuales podrían funcionar como los siguientes tipos de ejemplos de oraciones subordinadas:

  • Aposiciones explicativas: Se caracterizan por escribirse siempre entre comas y por ser aquellas cuya función consiste en ampliar la información acerca de algo, como por ejemplo, “Los jóvenes, que se encontraban en penitencia, permanecieron en casa”. 

Dentro de dicha oración se indica cada uno de los jóvenes en penitencia. De este modo, la aposición amplía la información acerca de los chicos, aunque la oración continúa manteniendo el sentido incluso al quitar la aposición.

  • Aposiciones especificativas: Se trata de aquellas que no son escritas entre comas y que además limitan el significado que tiene el adjetivo usado, como por ejemplo, “Los jóvenes que se encontraban en penitencia permanecieron en casa”. 

En esta ocasión, solo se hace referencia a los jóvenes que se encontraban en penitencia. De manera que la aposición determina cuáles fueron los jóvenes que permanecieron dentro de sus hogares, de modo que al quitar la aposición se termina alterando el sentido de la oración.

Oraciones Subordinadas Adverbiales

Consisten en aquellas que existe la oportunidad de sustituir con adverbios, y podrían ser utilizadas como circunstanciales, tal y como se muestra a continuación:

  • De lugar. Como por ejemplo, “Lo guarde donde ustedes me pidieron”.
  • De tiempo. Como por ejemplo, “Fui cuando el médico me lo indicó”.
  • De fin. Como por ejemplo, “Me llamó para que les resuelva el problema”.
  • De modo. Como por ejemplo, “Estacioné el auto como me indicaste”.
  • De causa. Como por ejemplo, “Estamos estudiando porque el profesor es muy exigente”.
  • De concesión. Como por ejemplo, “Voy aunque mi madre no esté de acuerdo”. 
  • De consecuencia. Como por ejemplo, “Estamos muy cansados y, por lo tanto, nos vamos a dormir”.
  • De comparación. Como por ejemplo, “Cocinaremos tantas hamburguesas como digas”.
  • De condición: Como por ejemplo, “No te presentes si no tienes todos los papeles”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *