Ejemplos de oraciones subordinadas adjetivas

Al hablar de ejemplos de oraciones subordinadas adjetivas, se hace referencia a las proposiciones y/o sub-oraciones las cuales tienen el propósito de actuar como un adjetivo, razón por la cual es posible sustituirlas con uno; por ejemplo, el sombrero que me compré ayer es negro. Dentro de dicho ejemplo, el “que me compré ayer” se trata de la oración subordinada adjetiva, y  es posible sustituirla usando el adjetivo “nuevo”, quedando de la siguiente manera: El sombrero nuevo es negro.

Igualmente llamadas “proposiciones subordinadas adjetivas”, este tipo de oraciones forman parte de las oraciones compuestas, las cuales al mismo tiempo, podrían ser tanto coordinadas como subordinadas.

Así, en el caso de las oraciones compuestas subordinadas, existe una proposición o sub-oración, la cual se encuentra subordinada sintácticamente a la oración principal. Razón por la cual dentro de dichas oraciones, suele ser común que siempre se reconozcan 2 verbos: el verbo principal (es decir, el núcleo del predicado) y el subordinado (el cual consiste en el núcleo de la proposición subordinada).

Un ejemplo de esto sería el siguiente: “El equipo junto al que trabajé era realmente eficiente”; en cuyo caso el verbo principal consiste en “era”, mientras que “trabajé” será el verbo subordinado. 

Puedes servir: Palabras que Riman.

Ejemplos de oraciones subordinadas adjetivas

Ahora bien, teniendo en cuenta lo anterior, a continuación estaremos presentando un pequeño listado compuesto por varios ejemplos de oraciones subordinadas adjetivas:

  • El recipiente que tiene tapa azul es más pequeño que ese.
  • Me compré la camiseta de la que tanto te hablé durante el verano.
  • La joven cuyo padre fue nombrado ministro asiste al mismo curso que yo.
  • Me gustan las personas que son emprendedoras y optimistas.
  • Ese modelo de TV, que tanto me gustaba, no lo fabrican desde marzo.
  • La calle donde crecí se ha convertido en un área bastante comercial.
  • Aquellos pocos que aún permanecían acabaron por irse.
  • Marta, que nunca se calla nada, en esta ocasión no abrió la boca.
  • Mi amigo José, quien jamás presta atención a los gastos, en este caso fue bastante medido.
  • El trabajador de quien te hablé no ha acudido más a la oficina.
  • La forma como vistes dice mucho sobre ti.
  • Mi amigo, quien vivió de pequeño en Europa, no sabía de qué manera funcionaba ese club.
  • El fotógrafo que te comente se mudó a Valencia.
  • La factura que recibí no tenía todos los datos necesarios.
  • El avión en el que viajé a Barcelona era un Boeing 856.
  • Mi hermano, que ya se está por recibir de arquitecto, entró a trabajar en ese estudio ni bien egresó de la escuela secundaria.
  • Siempre hay un vivo que hace leña del árbol caído.
  • Ya no eres la persona de la que me enamoré. 

Características – Ejemplos de oraciones subordinadas adjetivas

Las oraciones subordinadas adjetivas, como señalamos previamente, tienen la misma función que lleva a cabo el adjetivo, lo que significa que se usan para expresar una característica determinada dentro de la oración principal, la cual tiene la función de actual como “antecedente”.

Normalmente, el antecedente se trata de un sustantivo, sin embargo, es posible que consista igualmente en una frase completa o un pronombre; así, la oración subordinada adjetiva “se incrusta” dentro de la oración compuesta. Y una vez en la oración, es común que funcionen como aposición.

Y,  del mismo modo que ocurre en el caso de los adjetivos, es posible diferenciar 2 clases de oraciones subordinadas adjetivas, las cuales son:

  • Explicativas

Consisten en aquellas oraciones usadas para aclarar y/o explicar algún aspecto del antecedente y, logran distinguirse por ser escritas entre comas, como un inciso aclaratorio; por ejemplo:

La cuidad, la cual está bastante lejos de aquí, se encuentra inundada. 

  • Especificativas – Ejemplos de oraciones subordinadas adjetivas

Son esas oraciones, que se encargan de restringir el alcance del antecedente y destacan por escribirse, sin utilizar comas para separarlas del resto del mismo; por ejemplo:

La ciudad la cual está bastante lejos de aquí se encuentra inundada. 

Para terminar, podemos decir que numerosos ejemplos de oraciones subordinadas adjetivas suelen ir introducidas a través de un pronombre, el cual puede ser tanto solo como combinado con alguna preposición (por ejemplo, a quien, que, del cual, en donde, entre otras); como en el siguiente ejemplo:

La persona a quien va dirigida la carta vive en Londres. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *