Los valores

Los valores se caracterizan por consistir en los principios mediante los que se rigen las personas, los grupos e incluso, las sociedades; dicho de otra manera, se trata de conceptos abstractos, los cuales suelen ser manifestados a través de las cualidades y/o actitudes que tiene una persona. Como por ejemplo, compasión, integridad, franqueza o autodominio.

Ahora bien, también es preciso señalar que dentro de una sociedad suele haber diferencias de valores presentes entre diversos grupos, de acuerdo a las clases sociales, generación, religión y orientaciones ideológicas que posee cada uno. Asimismo, existe la posibilidad de que las personas adopten y muestren diversos valores a lo largo de sus vidas.

Puede servir: Los anfibios.

Ejemplos de los valores

Los valores 1

Para entender un poco mejor lo que son los valores, a continuación señalamos varios de ellos y explicamos en que consiste cada uno:

  • Alegría: Adoptar la alegría como uno de los valores, supone tener una actitud positiva en todo momento, incluso frente a las circunstancias adversas que puedan presentarse en la vida.

 

  • Altruismo o generosidad: La generosidad, también conocida como altruismo, al ser adoptada como valor suele reflejarse directamente en una búsqueda por lograr la felicidad de otras personas sin tener ningún tipo de interés.

 

  • Aprendizaje: La capacidad para aprender no ofrece únicamente la posibilidad de mejorar como persona y ampliar nuevas habilidades, de hecho ayuda a fomentar el respeto hacia el saber y los conocimientos de otras personas.

 

  • Autodominio: El tener como valor el autodominio, supone desarrollar la capacidad personal para mantener los impulsos propios bajo control; lo cual resulta beneficioso no solo para quienes lo ponen en práctica, sino también para las personas a su alrededor, sobre todo si esos impulsos suelen ser negativos o agresivos de cualquier manera.

 

  • Autonomía: Aquellas personas que han adoptado la autonomía como uno de los valores, tratan de valerse por sí mismos y desarrollar la capacidad para tomar decisiones propias sin depender de alguien más, es decir, teniendo independencia. De este modo, se puede señalar que la autonomía se encuentra vinculada con la libertad.

 

  • Capacidad: Contar con capacidad, o competencia, consiste en haber logrado desarrollar algunas habilidades específicas; por eso, suele ser considerada como un valor al momento de seleccionar a participantes para llevar a cabo ciertas tareas grupales, sobre todo dentro del ámbito laboral. Cabe mencionar que las capacidades suelen desarrollarse no solo mediante el aprendizaje, sino también de la superación.

 

  • Caridad: Implica compartir aquello que se tiene y que a otras personas podría faltarles; sin embargo, contrario a lo que muchos podrían pensar, la caridad no se expresa únicamente en el aspecto material, ya que también es posible tenerla como valor al compartir tiempo, trabajo, paciencia, alegría, entre otras cosas. De manera que no resulta preciso contar con grandes recursos materiales o económicos para poder ser caritativo.

 

  • Colaboración. Formar parte de esfuerzos colectivos sin que existe ningún interés por recibir algún tipo de beneficio individual y personal, permite tener como valor la colaboración, ya que esta implica buscar el beneficio de todo un grupo y/o comunidad.

 

  • Compasión: Como uno de los valores, la compasión no supone únicamente el ser consciente sobre el sufrimiento de otras personas, también implica el no juzgar los errores ajenos, teniendo siempre en cuenta las debilidades y limitaciones que pudieran hacer que una persona llegue a equivocarse.

 

  • Empatía: Se trata de la capacidad para reconocer y entender tanto los pensamientos como los sentimientos de otras personas, al igual que las circunstancias que puedan estar atravesando incluso si son muy distintas a la situación propia.

 

  • Esfuerzo: Se refiere tanto el trabajo como la energía involucrada en el proceso que se lleva a cabo para alcanzar cualquier objetivo establecido; por lo que el esfuerzo se encuentra estrechamente vinculado con la perseverancia.

 

  • Felicidad: Consiste en una actitud la cual alude hacia el disfrute de la vida, por lo que adoptarla como un valor y no como un objetivo o estado que se ve afectado por las circunstancias, ofrece la posibilidad de vivir de una manera más satisfactoria sin importar la situación que pueda estar viviendo cada persona.

 

  • Fidelidad: La predisposición para mantener y cumplir los compromisos adquiridos no solo con otra persona, sino también con alguna institución e incluso al adoptar una serie de principios, etc. Y eso es justamente en lo que consiste la fidelidad como valor.

 

  • Franqueza: Se trata de uno de los valores que se expresa a través de la sinceridad en todo tipo de situaciones y con cualquier persona.

 

  • Gratitud: Consiste en saber reconocer a aquellas personas que nos ofrecen ayuda y/o nos beneficiaron de alguna manera en un determinado momento, incluso si ocurre de forma involuntaria.

 

  • Honestidad: Las personas que adoptan la honestidad como valor no se esfuerzan únicamente por dejar la mentira fuera de sus vidas, además poseen una conducta muy congruente tanto con lo que dicen como con lo que piensan. Por eso, la honestidad se encuentra relacionada con la integridad.

 

  • Independencia: Se trata de la capacidad tanto de pensar como de accionar en los diversos aspectos de la vida cotidiana sin tener que depender de otras personas.

 

  • Integridad: Implica tanto la coherencia como la rectitud hacia los valores propios que puede tener cada persona.

 

  • Justicia: Tener como valor la justicia supone esforzarse por lograr que cada persona pueda recibir exactamente aquello que merece.

 

  • Lealtad: Se trata del desarrollo o adopción de un sentido de responsabilidad no solo frente a las personas, sino también ante cualquier grupo del cual se pueda formar parte.

 

  • Misericordia: Consiste en la actitud que hace que una persona pueda compadecerse del dolor y sufrimiento que pueda llegar a experimentar otra.

 

  • Optimismo: Este es uno de los valores ofrece la posibilidad de ver la realidad teniendo presente no solo los aspectos, sino también las posibilidades más favorables que puedan presentarse en cada ocasión.

 

  • Paciencia: Se refiere a la capacidad tanto de esperar como de comprender las debilidades no solo de otras personas, sino también las propias.

 

  • Perseverancia: Se trata de la capacidad para seguir esforzándose incluso aunque puedan presentarse muchos obstáculos; la perseverancia es un valor que se encuentra vinculado con la paciencia, pese a que se distingue por precisar de una actitud mucho más activa.

 

  • Puntualidad: Es posible considerar la puntualidad como un valor debido a que supone una manera de cumplir con lo acordado con otras personas; de modo que se encuentra relacionada de forma directa tanto con la responsabilidad como con el respeto.

 

  • Prudencia: Las personas que adoptan como uno de los valores la prudencia, se caracterizan por siempre tener presente cuales pueden ser las consecuencias, buenas o malas, que podrían tener las acciones que realizan.

 

  • Respeto: Consiste en la capacidad para aceptar la dignidad de otras personas; cabe mencionar que, en ciertas ocasiones, el respeto como valor se encuentra vinculado no solo con la distancia, sino también con la sumisión.

 

 

  • Sabiduría: En el caso de la sabiduría, la misma podría considerarse como el valor que se quiere alcanzar, debido a que el mismo suele desarrollarse con el paso de los años durante toda la vida. Esto se debe a que se trata de la serie de conocimientos acerca de diversos temas que se adquieren a través tanto del estudio como de la experiencia.

 

  • Superación: Aquellas personas que poseen la superación como un valor, tratan de mejorarse a sí mismos en diversos aspectos de sus vidas, sobre todo en torno a la capacidad de ser coherentes con los propios valores que han adoptado. De esta manera, se podría decir que la superación se encuentra estrechamente vinculada con el aprendizaje.

 

  • Sacrificio: Aunque la capacidad de sacrificio suele depender en gran parte tanto de la solidaridad como del altruismo, lo cierto es que a la vez logra superar ambos valores; y es que sacrificio no implica únicamente colaborar y/o compartir, en realidad supone perder algo que sea propio y necesario a cambio de lograr el bien de otras personas.

 

  • Sencillez: Básicamente consiste en dejar de lado las cosas superfluas y enfocarse en busca las más necesarias.

 

  • Sensibilidad: Se trata de la capacidad para conectarse no solo con los sentimientos propios, sino también con los de otras personas; de igual manera, este valor podría encontrarse vinculado con la capacidad de poder conectarse con las diversas formas de expresión que posee el arte.

 

  • Servicio: Es posible considerar como valor al servicio debido a que implica la capacidad de mantenerse disponible y tener la disposición de ayudar a otros y serles de ayuda o utilidad en cualquier momento o situación.

 

  • Sinceridad: Implica expresar tanto los pensamientos como los sentimientos propios de la manera que son en realidad, sin intentar ocultarlos o cambiarlos.

 

  • Solidaridad: Este valor supone el involucrarse dentro de los problemas de otras personas, con el fin de ayudarles a encontrar la mejor solución; es por esa razón que la solidaridad se encuentra directamente vinculada con la colaboración.

 

  • Tolerancia: Adoptar como uno de los valores la tolerancia supone estar dispuesto y saber aceptar tanto las actitudes como las opiniones de otras personas, incluso si las mismas se encuentran en contra de los valores personales que se puedan tener.

 

  • Voluntad: Se trata de la actitud que implica tratar de llevar a cabo ciertas cosas y/o alcanzar objetivos específicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *