La metáfora

La metáfora, se distingue por tratarse de una figura retórica, la cual hace un uso figurado del lenguaje; por lo general se usa con el propósito de hacer referencia a alguna cosa sin tener que nombrarla de manera directa o específica, como por ejemplo, “Lo tienen bajo la lupa” o “Me pegó fuerte la noticia”.

Cabe mencionar, además, que las metáforas hacen uso del doble sentido y, al mismo tiempo, consisten en una herramienta esencial tanto dentro de la lingüística como de la teoría literaria, la cual suele ser utilizada también con frecuencia dentro del lenguaje cotidiano. Dicho de otro modo, las metáforas ayudan a enriquecer, de cierta manera, el modo en que nos expresamos.

¿Cómo se compone la metáfora?

Las metáforas, se encuentran compuestas por 2 elementos básicos, los cuales señalamos a continuación:

  • Término real, aquel al cual se hace referencia realmente.
  • Término imaginario, mediante el que se hace referencia al término real.

El fundamento entre ambas elementos se trata de la semejanza que es posible establecer, y allí se encuentra la virtud de los grandes autores, en el sentido de saber descubrir dichas asociaciones. En cualquier caso, a continuación estaremos presentando un listado de metáforas, seguidas de su término real para lograr entenderlas mejor, solo en caso de que el mismo no sea explícito.

Puedes ver: Los Sustantivos.

Ejemplos de metáfora (explicadas)

  • Está echando chispas: Está enojado
  • Ese proyecto está en pañales: Algo que está empezando.
  • Me golpeó la noticia: Me afectó mucho la noticia.
  • Caí en depresión: Comencé a sufrirla.
  • Lo tienen bajo la lupa: Lo están vigilando.
  • En esa fiesta me llovieron regalos: Llegaron muchos.
  • Tailandia es el paraíso: Es un lugar muy lindo.
  • Los caballos del mar: Para referirse al oleaje.
  • El examen fue un regalo: Fue muy fácil de aprobar.
  • La llama que late en su pecho: Para referirse al corazón.
  • Su corazón es un desierto: No muestra sus sentimientos.
  • Me robó una sonrisa: lancé Una sonrisa por él/ella.
  • Tu voz es música para mis oídos: Me gusta escuchar tu voz.
  • Las nieves del tiempo platearon su sien: Su cabeza se llenó de canas.
  • Lágrimas de cocodrilo: El llanto no es verdadero.
  • Ese lugar es un paraíso: Es un lugar muy hermoso.
  • Tiene un gran corazón: Es una buena persona.
  • Ella es la luz que ilumina mis días: Mi razón para vivir.
  • Las ventanas del alma: Los ojos.
  • La profesora perdió un tornillo, hoy no era el examen: La maestra se volvió loca.
  • Queda un largo camino para tu boda: Un gran período de tiempo.
  • Tomate la vida con calma: No te pongas nervioso.
  • Está caminando por las paredes: Está muy nervioso.
  • No puedo creerlo, me siento en las nubes: Estoy muy contenta.
  • Tengo las manos limpias: No estoy implicado en el problema.
  • Los sabios nos iluminan con consejos: Nos enseñan.
  • Está peleando contra la depresión: Está tratando de salir de la depresión.
  • Me rompió el corazón: Me dio una desilusión amorosa.
  • ¡No podés ser tan ciego!: Algo está sucediendo en frente tuyo y no lo ves.
  • Mi hermano es un sol: Es una buena persona.
  • El tiempo es oro: El tiempo vale mucho.
  • María tiene el ánimo por el suelo: Está mal de ánimo.
  • Sentir mariposas en el estómago: Estar enamorado.
  • Estoy loco por ella: Me gusta mucho.
  • Está en las nubes: Está en un gran momento, o no está en sintonía con lo que está sucediendo a su alrededor.
  • Su corazón saltó de felicidad al verlo: Se puso muy contento.
  • Me tengo que poner las pilas para aprobar: Tengo que esforzarme para aprobar.
  • Me partió el alma: Me dio mucha lástima.
  • Se armó de coraje y fue a hablar: Tomó coraje.
  • Si no apruebas, eres un burro: Eres muy mal estudiante.
  • Mi trabajo es un calvario: No me gusta mi trabajo.

Tipos de metáfora

Ahora bien, es preciso señalar que existen diversas clases de metáfora, entre las cuales se encuentran las mencionadas a continuación:

  • Metáfora común o impura. Consiste en aquella que se refiere de forma explícita a ambos elementos básicos (tanto el real como el imaginario), normalmente a través de una forma conjugada del verbo “ser”.
  • Metáfora de complemento preposicional. Es aquella que vincula la referencia mediante el uso de alguna preposición que, por lo general, suele ser la palabra “de”.
  • Metáfora aposicional. Se trata de aquella que sustenta la relación que existe entre los conceptos, a través del uso de alguna aposición, es decir, mediante el término que menciona el objeto imaginario entre comas.
  • Metáfora negativa. Es aquella que hace uso del truco de negar el término imaginario y, hacer referencia al término real, o al revéz, aunque asegurándose de establecer siempre la relación para los lectores.
  • Metáfora pura. Consiste en aquella que tiene lugar en el momento en que el término real es reemplazado por el término imaginario.

Las figuras retóricas

Como señalamos previamente, las metáforas forman parte del grupo compuesto por las figuras retóricas; pero es importante señalar que, aparte de las metáforas, dentro de dicho grupo se encuentran igualmente las paradojas, las comparaciones, las hipérboles e incluso las interrogaciones retóricas, etc.

Cabe decir, de igual manera, que cada una de las figuras retóricas hacen uso de las palabras en un sentido distinto al que reciben a través de su definición dentro del diccionario, esto con el propósito de poder ofrecer un mayor énfasis sobre algún sentimiento y/o idea.

También hay que mencionar que las metáforas tienen una relevancia especial dentro de numerosas disciplinas, destacando por ejemplo, la filosofía y también la psicología; sin embargo, lo cierto es que el ámbito en el que se utilizan con mayor frecuencia suele ser dentro de la poesía. Y es que en el campo de la poesía, las metáforas se caracterizan por proporcionar un indiscutible componente tanto emotivo como estético.

Para terminar, también es apropiado decir que existen ciertas metáforas que prácticamente dejaron de contar con esa aspiración estética. Sin embargo, continúan siendo tan acertadas que casi el término imaginario comienza a ocupar el lugar correspondiente al término real, por lo que suelen ser comúnmente utilizadas debido a la fuerza expresiva con la que cuentan. Como por ejemplo:

“José es una luz” supone el uso de una expresión que busca exaltar el atributo de una enorme rapidez e inteligencia mental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *