Sustantivos Abstractos

Los sustantivos abstractos destacan por tratarse de esos sustantivos los cuales hacen referencia a cosas que no es posible percibir a través de los sentidos, debido a que se encuentran creadas y son entendidas mediante la imaginación y/o el pensamiento. Como por ejemplo, en el caso de verdad, justicia, salud o hambre.

Por lo que, en consecuencia, se podría decir que los sustantivos abstractos se distinguen por ser los que hacen referencia a sentimientos y/o ideas que conciernen a conceptos o nociones, que se encuentran dentro de los pensamientos y que, en numerosos casos, se encuentran relacionados con la imaginación de forma directa.

En cualquier caso, resulta importante señalar también que los sustantivos concretos logran distinguirse de los sustantivos abstractos debido a que cuentan con un carácter tangible el cual es posible percibir a través de los sentidos; como ocurre, por ejemplo, con auto, casa o mesa.

Y aunque es cierto que dicha diferencia no parece ser muy rigurosa, lo cierto es que dentro de los textos escolares persiste el hábito de definir como concretos aquellos sustantivos que es posible apreciar mediante ciertos sentidos del ser humano, mientras que se consideran abstractos aquellos que son creados a través de procesos cognoscitivos como la emoción, la imaginación y/o el pensamiento.

Puedes ver: Palabras parasintéticas.

Ejemplos de sustantivos abstractos

A fin de entender un poco mejor lo que son los sustantivos abstractos y a que se refieren, a continuación mostramos un listado de algunos que se consideran de esta forma:

  • Abundancia.
  • Abuso.
  • Aceptación.
  • Actuación.
  • Admiración.
  • Afecto.
  • Afición.
  • Alegría.
  • Alma.
  • Altura.
  • Amargura.
  • Ambición.
  • Amistad.
  • Amor 
  • Ansiedad.
  • Añoranza.
  • Arrogancia.
  • Astucia.
  • Avaricia.
  • Belleza.
  • Biodiversidad.
  • Calidad.
  • Cariño.
  • Carisma.
  • Ceremonia.
  • Ciencia.
  • Codicia Compañerismo.
  • Contradicción.
  • Creatividad.
  • Creencia.
  • Certeza.
  • Contento.
  • Deseo.
  • Dicha.
  • Diversidad.
  • Dogma.
  • Dolor.
  • Dulzura.
  • Dureza.
  • Drama.
  • Escasez.
  • Escepticismo.
  • Ego.
  • Empatía.
  • Esperanza.
  • Espiritualidad.
  • Estima.
  • Fe.
  • Fealdad.
  • Felicidad.
  • Gordura.
  • Guerra.
  • Gula.
  • Hambre.
  • Honradez.
  • Idiotez.
  • Imaginación.
  • Infinito.
  • Ingenio.
  • Injusticia.
  • Inteligencia.
  • Invierno.
  • Ira.
  • Justicia.
  • Lujuria.
  • Maldad.
  • Mentira.
  • Miedo. 
  • Movimiento.
  • Nación.
  • Niñez.
  • Nobleza.
  • Nostalgia.
  • Obsesión.
  • Odio.
  • Otoño.
  • Pasión.
  • Paz.
  • Patria.
  • Pensamiento.
  • Pereza.
  • Piedad.
  • Pobreza.
  • Poder.
  • Pureza.
  • Primavera.
  • Rabia.
  • Razonamiento.
  • Religión.
  • Rencor .
  • Respeto.
  • Responsabilidad.
  • Riqueza.
  • Ritual.
  • Rudeza.
  • Sabiduría.
  • Salud.
  • Serenidad.
  • Sonido.
  • Soledad.
  • Solidaridad.
  • Suerte.
  • Temor.
  • Tentación.
  • Templanza.
  • Ternura.
  • Terror.
  • Tiempo.
  • Valentía.
  • Venganza.
  • Verdad.
  • Verdor.
  • Verano.
  • Vitalidad.
  • Virtud.

¿Cómo surgen los sustantivos abstractos?

Para terminar, es posible señalar que los sustantivos abstractos suelen formarse, en ciertas ocasiones, mediante la incorporación de algún sufijo ya sea a un verbo, adjetivo o sustantivo; en este sentido, los sufijos “–encia” y “–dad”  hacen referencia a “cualidad de” al ser añadidos a algún adjetivo. 

De esta forma, aparece, por ejemplo, el sustantivo abstracto libertad (cualidad de ser libre), profundidad (condición de profundo) y generosidad (cualidad de ser generoso).

Por su parte, en el caso de aquellos que se derivan de verbos, por lo general el sufijo que se añade consiste en “-ción”; por ejemplo, en educación que se deriva de educar o  imaginación que se origina de la palabra imaginar.

No obstante, hay que decir también que una gran parte de otros sustantivos abstractos no cuentan con ningún sufijo y tampoco se derivan de alguna otra palabra, como ocurre por ejemplo con calma, dolor, amor, valor, miedo, perdón o fe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *